DIS-002-XXXVIX-226-Reyes Adivinos y los Huesos Chinos

El Augurio, desde la antiguedad, era una adivinación profética del futuro mediante la observación de fenómenos naturales.

En particular el comportamiento de aves y animales y el examen de sus entrañas y otras partes.

Pero también mediante el escrutinio de situaciones y objetos creados por el hombre. El término deriva de los augures romanos oficiales.

Cuya función constitucional no era predecir el futuro sino descubrir si los dioses aprobaron o no un curso de acción propuesto, especialmente político o militar.

En el Presagio, dos tipos de signos adivinatorios, fueron reconocidos:

1er. Signo: Fue el más importante porque se basaba en sucesos que se producían deliberadamente, como relámpagos, truenos, vuelos y gritos de pájaros, o el comportamiento de picoteo de los pollos sagrados;

2do. Signo: Fue de menor importancia porque ocurriá casualmente.

Como la aparición inesperada de animales sagrados para los antiguos dioses como:

el oso, el lobo, el águila, la serpiente y el búho.

U otros signos mundanos como el derrame accidental de sal, los estornudos, los tropiezos o el crujir de los muebles.

Instruyámos con el relato…

Share This